The Beatles Spots Foro





    Analisis e interpretacion de las canciones de The Beatles

    Comparte
    avatar
    orerref
    TotalSpot
    TotalSpot

    Sexo : Masculino

    Escorpio Rata
    Cantidad de envíos Cantidad de envíos : 33
    Puntos Puntos : 24802
    Fecha de Nac. Fecha de Nac. : 11/11/1960
    Edad Edad : 56
    Localización : Buenos Aires
    Empleo : Mago
    Pasatiempos : Tocar música
    Fecha de inscripción : 19/01/2011

    Comentario Analisis e interpretacion de las canciones de The Beatles

    Mensaje por orerref el Miér 9 Feb - 12:19:46

    En primer lugar debo aclarar que el texto no es mio, sino que pertence a una revista que adquiri en mi adolescencia porque aparecía un dibujo de The Beatles en la tapa (jaja sin comentarios). Además de la consabida biografía traía también este interesantísimo artículo que me impulsó a presentarle atención a las letras de las canciones y descubrir que había allí mucho más de lo que se veía(u oía) a simple vista (u oído).

    Muchas de los comentarios e interpretaciones del autor son discutibles, pero creo que eso también es algo bueno. Nunca le tuve miedo al inercambio de ideas.

    A quiénes estén interesados en el tema les recomiendo el excelente libro de Ian McDonald "Revolución en la cabeza" entre otros.

    Y ahora sí, el artículo en cuestión:



    ANALISIS E INTERPRETACION DE LAS CANCIONES DE LOS BEATLES

    La historia musical de los Beatles comienza allá en 1962 con unas vulgares imitaciones del rock and roll, recorre los estilos más descabellados e insólitos hasta transformar a sus protagonistas en lideres de la vanguardia pop.
    Desde aquel primer simple “Love me do” hasta su LP: “Revolver” incursionaron en una línea con fuertes influencias del sonido Mersey y Liverpool. Su larga lista de simples (“From me to you”, “I wanna hold your hand”, “She loves you”, “Ticket to ride”, “Rain”) nos muestra la evolución del conjunto hasta alcanzar su propia música: la música del Sgt. Pepper's Lonely Hearts Club Band.
    John Lennon era el poeta. Paul Mc Cartney el compositor. Ringo Starr un talentoso batero. George Harrison era, antes que compositor, un buen cantante y guitarrista. Unidos los cuatros, llegaron a producir e interpretar temas excepcionales.

    Claro que no podemos decir que las primeras composiciones lo fuesen... Pertenecían casi todas, al binomio Lennon McCartney. Fueron simples que marcaron una época

    Las letras eran simples. Casi parecían copiadas de los poemas que escriben los muchachitos en los márgenes de sus cuadernos. Los primeros temas le cantaban sobre todo al amor.
    Le cantaban a “su chica”. En algunas le pedían amor: Ámame, ámame, sí /tú sabes que te amo / Te seré fiel por siempre / así que por favor, ámeme” (Love me do). “Por favor dime / que me dejarás ser tu hombre / y por favor dime / que me dejarás tener tu mano…” (I wanna hold your hand)

    En otros temas se alegran con el amor que les da la chica ellos que eligieron: “Ella te ama. sí, sí, sí. / Dice que te ama y sabes que deberías estar contento” (She loves you). Pero también se ponen tristes cuando ella los ha abandonado: “Creo que voy a estar triste / creo que va a ser hoy, sí / la chica que me hace enloquecer se va” (Ticket to ride).

    Estas canciones no sólo expresaban las vivencias más espontáneas de la juventud, sino que además utilizaban su mismo lenguaje. No hay nada de surrealismo en estas primeras letras. No andaban con vueltas y cuando le cantaban a las adolescentes les decían: “Tenía apenas diecisiete años / bailamos toda la noche / apretados el uno contra el otro / y tardé muy poco en enamorarme de ella / ahora nunca bailaré con otra” (I saw her standing there).
    ¿Quién no ha confesado a un amigo al regresar de un baile las mismas “embelesadas” palabras?

    Más tarde llegó “Socorro (Help”, una canción más depurada y a la vez el título de un LP donde aún notamos a unos Beatles con fuertes raíces de rock and roll, aunque justo es decirlo con un encanto particular. .. “Yesterday” la canción de Paul Mc Cartney será la que se llevará las palmas del LP.
    El tema gira en torno a la tristeza que siente el muchacho porque su novia lo ha abandonado. Y aunque se persista en el sentimentalismo, su tono es más elevado. Con pocas palabras consigue pintarnos la situación: “Ayer / todos mis problemas parecían tan lejanos / ahora es como si estuviesen allí para siempre. / De pronto no soy ni la sombra de lo que solía ser / una nube se cierne sobre mí... / ¿Por qué tenía que irse no lo sé” (Yesterday).

    Pero lo que hace incomparable a esta canción, no será la letra sino, la melodía. Aquí surge el genio de McCartney.

    RUBBER SOUL se editó en Inglaterra en diciembre de 1965. En este LP encontramos a “Michelle”. Un tema dulce que utilizaba un buen recurso: cambiar de clave en el segundo compás (que era también la segunda palabra). Sin embargo. no se podían librar de las influencias del blues.

    El año 1966 marcó un cambio en las letras de Lennon. Quienes tildan a los Beatles de surrealistas ya advierten signos en “Rain” (Lluvia). Lo que para algunos constituye una letra simple se complica cuando la descubrimos bajo la perspectiva de lo surreal y dentro de esta perspectiva nos damos cuenta que la lluvia a la que se refieren, no es un estado meteorológico, sino anímico: “¿Puedes oírme que cuando llueve y brilla el sol / es solamente un estado de ánimo?” (Rain). Pero quienes viven esas situaciones? “Ellos”, los objetivos, los fríos... los que cuando llueve, se esconden a la sombra o buscan refugio.

    Podemos suponer que los Beatles han querido criticar a esos miembros de la sociedad que viven atados a sus convencionalismos y logran mantener el equilibrio ante las ocasiones más explosivas. Pero todo está dicho de una forma muy velada... Ellos mismos repiten al finalizar: “¿Puedes oírme? ¿Puedes oírme?”...

    Aunque Los Beatles nunca fueron cantantes de protesta, supieron pintar con exactitud y mordacidad las “enfermedades” de la sociedad. No se opusieron al sistema... pero muchas veces mostraron sus errores. Así, la mundana sociedad con todo su bullicio y sus aparatos ideológicos bien “aceitados”, para hacer creer a la gente que la felicidad se consigue con símbolos de estatus no puede destruir la falacia de sentirse solo entre la multitud.

    En “Eleanor Rigby”, los protagonistas de la historia viven esta angustia durante toda su existencia. No consiguen nada, no lo ha conseguido con nadie y ni siquiera parecía que iba a hacerlo. Es la negación total. Siempre ha vivido en un contexto de gente solitaria. Su existencia se redujo a “Esperar en la ventana / llevar la cara”. Ella permanece solitaria: “¿de dónde vienen? / ¿adónde pertenecen...? “Toda su vida es gris... se limita a “recoger el arroz en la iglesia / y “vive en un sueño”, Pero no es la única: “el padre McKenzie escribe el texto de un sermón / que nadie va a oír / nadie se acerca”.

    Eleanor y el padre McKenzie se parecen. Son dos seres solitarios que no han tenido ninguna experiencia de amor. Y a pesar de que ambos se necesitan, no hay salida... “Nadie se salvó” concluye la canción. Como tampoco toda la gente solitaria que no tiene vida espiritual... o “estados de ánimo”. Posiblemente a los protagonistas de “Rain” los espere un fin como el de Eleanor: “murió en la iglesia y fue enterrada / junto a su nombre / Nadie vino”.

    Si pudiéramos encontrar una ciudad donde toda la gente solitaria se diera cita, la hallaríamos en Penny Lane. McCartney nos aclara: “Penny Lane es un redondel para autobuses en Liverpool; en parte es real y en parte es nostalgia de un sitio”.

    En “Penny Lane” están todos: el banquero, el barbero, los chicos, el bombero, la enfermera... Pero a pesar de que “toda la gente que viene y va / se detiene y dice hola”, cada cual está en lo suyo. El barbero con sus retratos; el banquero con su coche; el bombero con su bomba de incendios y su retrato de la Reina, la enfermera con sus banderitas... Y todos, como la enfermera, actúan... aunque creen que viven. Sus vidas se caracterizan por su falta de profundidad. Son vacías. Se emparentan con el padre McKenzie y Eleanor Rigby. Son los hombres que huyen de la lluvia

    Sí, Penny Lane podría ser cualquiera de nuestras populosas ciudades: cada persona en su mundo. Todos separados. Nuestro único afán: embellecer el mundo de uno. Nada más, A diferencia de Eleanor Rigby donde nadie se salvaba aquí se rescatan los niños que son capaces de reírse del banquero. En otras palabras: se salvarán aquellos que puedan escapar del lazo de aburrimiento que les tiende la sociedad. Una sociedad que les “vende la dicha del confort” en cómodas cuotas mensuales. Pero será en “A day in the life” (Un día en la vida) donde Los Beatles harán una exacta descripción del hombre de nuestra sociedad y de las características de esa sociedad: La soledad, el aislamiento, la amargura la frialdad como sus determinantes.

    Un “hombre promedio” se entera por medio del diario y de la película, de dos hechos horrorosos: la muerte de un hombre en un accidente y la guerra. Ante ambos, la gente reacciona con total indiferencia. Miran y se van. («Un tropel de gente se detuvo y se quedó mirando / ...un tropel de gente volvió la espalda”). Pero todo es un sueño: “Me desperté, caí de la cama”. Al volver a la realidad hace lo mismo que todos los días: “rastrillé un peine por mi cabeza / bebí una taza de café / encontré el abrigo y tomé el sombrero / agarré el autobús por un pelo”.

    Las instituciones lo obligan a integrarse al sistema... Pero cuando el personaje está inmerso en sus tareas, “alguien habló y entré en sueño”, pero la sensación de soledad y de impotencia no se ha borrado totalmente; la canción termina con un acorde lúgubre: “Me gustaría iluminarte”.

    El ciclo se ha cerrado. Nuevamente no ha habido escapatoria. Si la hay, satisface a muy pocos. Corremos el peligro de transformamos en el protagonista de “Yer blues” (Nuestro blues) para quien la soledad lo lleva a querer morir: “Sí, estoy solo, quiero morir. / Si es que todavía no he muerto / Me siento tan suicida / quiero morir, sí, quiero morir”.

    Los Beatles no se limitaron a acusar o mostrar los defectos de su ambiente. Ellos se daban cuenta de sus limitaciones, y si bien despreciaban al hombre promedio que se dejaba vencer por el aburrimiento se preguntaban sino estarían haciendo lo mismo.

    Esta temática es planteada en el tema de Lennon: “Hombre de ninguna parte” (Nowhere man)
    La letra dice: “Es un auténtico hombre de ninguna parte, / haciendo sus planes de ninguna parte para nadie. / No tiene un punto de vista / no sabe dónde va. / ¿No es un poco con o tú y como yo” Pero a diferencia de los demás temas, esta composición abre un camino, aporta una solución... “No te preocupes / haz las cosas con calma / déjalo todo hasta que, alguien / te dé una mano”. Y finaliza con optimismo: “Hombre de ninguna parte no sabes lo que te estás perdiendo / el mundo está en tus manos”.

    También en “Buen día, buen día” (Good morning, good morning) reaparece la sociedad opresora y alienante. Un fino humor, teñido de justa ironía, sumado a un juego, paradójico entre una música alegre y una letra amarga, convierten al tema en una de las piezas de mayor ingenio.

    Toda suerte de ruidos campestres inician a la canción. Nadie imaginaría que nos hablarían de la melancolía urbana. Las formas más pegajozas de la rutina, dan comienzo al tema: “Nada qué hacer para salvar su vida, llama a su mujer / nada que decir sino ¡qué día! / cómo se ha portado tu hijo...”

    El personaje se dirige al trabajo. El panorama es desolador: “Estás en la ciudad / todo el mundo sabe que no hay nada que hacer / todo está cerrado es como por supuesto será mejor que el pueblo de una rutina / todo el mundo que ves está medio dormido / y tú estás solo”. La soledad y el drama del trabajo a disgusto que se vive como una carga será la clave de la canción. No sólo porque “yendo a trabajar, no quieres ir sino porque el “día” comienza cuando se abandona el trabajo. “Buenos días, buenos días. / La gente va con prisa, son las cinco / en toda la ciudad está oscureciendo…”

    El protagonista se libera, recupera su alegría cuando falta al trabajo, olvida sus obligaciones familiares y termina coqueteando con una muchacha... Claro que la solución no es muy aplicable, pero por lo menos se nos indica un camino.

    LA FILOSOFIA BEATLE:
    DE COMO SER FELIZ AMANDO Y CONOCIÉNDOTE A TI MISMO


    ¿Los Beatles eran fatalistas? ¿Masoquistas? ¿Tremendistas? Al contrario de lo que su alegre música podrá hacernos creer, un horizonte demasiado negro se escondía tras ellas. Empero, podemos afirmar que ninguno de los Beatles fue derrotista... Antes bien, su filosofía fue el espejo de un optimismo, a veces rayano en el infantilismo.

    El estilo de vida que propiciaron en sus canciones (dejando de lado a las que se refirieran a asuntos sentimentales o algún motivo en especial) se basó en dos coordenadas fundamentales: La solución de todo está en el interior de cada uno. Todo se consigue con amor. Un tercer eje secundario sería: nuestros amigos siempre han de ayudarnos.
    Así se apartan de la realidad cuando pretenden resolver los problemas, creándose un mundo fantasioso a partir de la exa¬geración de los seres interiores de cada uno.

    Esta actitud delirante es la que impera en “La luz Interior” (The inner light) cuando dice: “Sin cruzar mi puerta / puedo conocer todas las cosas de la tierra. / Sin asomarme a la ventana / puedo conocer las sendas del cielo” y la lógica conclusión “Más lejos viaja uno / menos conoce”.
    Pero sí más tarde afirman que “All you need is love” o “Todo lo que necesitas es amor”, podríamos preguntamos: ¿para quién tanto amor? Es allí cuando surge la necesidad del otro.

    La cerrada posición de “Mañana nunca sabe” (Tomorrow never knows) “Cierra tu cerebro, relájate y flo¬ta corriente abajo / deja todo pensamiento, entrégate / al vacío. / Para que puedas ver el significado interior...” se desmorona por sí sola cuando los Beatles comprueban que... “cuando mi amor no está” Y “necesito amar a alguien”, “voy tirando con un poco de “ayuda de mis amigos / me voy animando con un poco de ayuda / de mis amigos / me vuelo con un poco de ayuda de mis amigos” (With a little help from my friends).
    Pero los consejos de los Beatles pocas veces son claros. Y sus pensamientos no se dejan expresar con tanta claridad en todas sus canciones.

    Generalmente encubren sus intenciones tras un juego de palabras como en “Madera noruega” (Norwegian wood) de sonidos y letras como en “Buen día, buen día” (Good morning, good mrning) de adivinanzas como en “Soy la morsa” (I am the walrus) o de claves como en Lucy en el cielo con diamantes (Lucy in the sky with diamonds). Hay que descubrir analogías e influencias surrealistas para no conformarse con lo que las apariencias dictan.

    Quien creyera por ejemplo que el “Submarino Amarillo” es un submarino realmente... estaría equivocado de medio a medio. Aunque Paul diga que “sabía que les iban a encontrar connotaciones, pero en realidad era una canción para niños…”.

    Si unimos la propuesta de “La luz interior” al Submarino Amarillo nos dare¬mos cuenta que ambas aportan la misma solución. Contra una sociedad que nos abandona a una soledad mundana le debemos oponer un mundo interior hermético. Por eso trataron de “Vivir bajo las olas / en nuestro submarino amarillo”. Sólo así y “Como llevamos una vida tranquila / cada uno tiene todo lo que necesita...” Nuevamente aparece con fuerza el tema de encerrarse en sí mismo, para formar “el país de los submarinos”...

    Esta marcada diferenciación entre los dos mundos se hace evidente en “Within you, without you” (Dentro de ti, fuera de ti). Allí se distinguen “ellos”: los conven-cionales, los “envejecidos los conservadores y objetivos; de “nosotros”: los que se ríen de todas las tradiciones, los que aman las cosas del espíritu y desechan las frivolidades del dinero y la fama, los que meditan y los que aman.
    El sentimiento sectario que encierra la estrofa: “Con nuestro amor / podríamos salvar al mundo / si ellos lo supieran…”. Es similar al que se vive dentro del Submarino Amarillo donde “Nuestros amigos están todos a bordo / muchos más viven al lado”. El eje se mantiene: sólo nosotros nos salvaremos: “Intenta darte cuenta de que está, todo / dentro de ti mismo / nadie puede hacerte cambiar / y hacerte ver que eres realmente poca cosa”. (Within you without you).

    Las demás no cuentan... les espera el final de Eleanor Rigby o la monotonía asfixiante de Lady Madonna.. . “Sólo porque el amor se ha enfriado / y la gente que gana el mundo y pierde el alma / no lo saben, no pueden verlo”. Pero es aquí cuando disentimos con los maestros de Liverpool. Como se barajan las situaciones, sólo un inocente podría suponer que la solución a las grandes problemáticas existenciales está en el interior de cada uno, y que las cosas “tengo que admitir que van mejor / cada vez un poco mejor / sólo porque amo”.

    Pero cuando los Beatles nos dicen que: “Has visto más allá de ti mismo / entonces puedes encontrar la paz del espíritu / Está allí esperando” no nos demuestran que son inocentes, sino que son los típicos representantes de una clase media, que aún sueña con hacer la revolución por medio de meditaciones y encerrados en sus pequeños mundos burgueses.

    Cuando preconizan la liberación del hombre, los Beatles no pueden escapar a sus prejuicios de clase y, aunque en Lady Madona, o en Soy una Morsa se rían de las modelos que les brinda la sociedad opulenta, adoptan los criterios de esa sociedad: “Los únicos problemas que le queda por solucionar al hombre son los espirituales” (como dijera un capitalista acérrimo). El espiritualismo, en un mundo de comprometidos, es una posición snob... Muy linda para practicar de “entrecasa”, pero para promover algún tipo de cambio.


    Hasta aquí el texto original.
    Sólo resta el comentario de ustedes.






    [u][center]

      Fecha y hora actual: Mar 17 Oct - 6:32:19